<!-- --><!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\07535251511\46blogName\75SENDALITERARTE\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLUE\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://sendaliterarte.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_ES\46v\0752\46homepageUrl\75http://sendaliterarte.blogspot.com/\46vt\0755498702722986486159', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
| jueves, abril 03, 2008

Fuerzas antagónicas, cargadas de emotividad, chocan en nuestro interior con el pretexto de saciar las necesidades. El deseo y el temor luchan entre sí llenando el ambiente de conflictividad: enfrentamiento entre impulsos opuestos.
Es entonces cuando sentimos nuestra vida condicionada por semejante situación de rivalidad y desafío intrínseco.
El espacio vital se inunda de angustia y ansiedad, provocando trasformaciones de personalidad que pretenden atenuar y mitigar semejante tormento.


Conflictos no zanjados, alimentan trastornos personales.

El Argonauta Enmascarado.

| viernes, marzo 07, 2008

Agitación de lo interno que se decora de cierta conmoción física. Desde el exterior, fuerzas estimulantes, bruscas y súbitas, como resulta de vivencias intensas.
Tu presencia, a veces, nos paraliza, otras nos inactiva, algunas nos incita en la lucha. Tenemos respuesta rápida y organizativa con la finalidad esencial de posicionarnos frente a nuestro entorno, respondiendo con los argumentos de la supervivencia.

No hay acción sin impulso: ¡Emociónate!
El Argonauta Enmascarado

| jueves, enero 17, 2008

Como decía Sócrates: “La vida examinada es la única que merece ser vivida”. Por tal motivo es bueno, pienso, que la percepción de nuestra existencia sea un continuo parar, sentir lo vivido y reflexionar sobre ello.
Seguramente semejante actividad debe ser mucho más gratificante que ver y dejar la vida pasar sin más. Sin hacer de la experiencia vivida una fuente de sabiduría y continuo aprendizaje. Incluso ante el sufrimiento, la aceptación reflexiva de las situaciones adversas nos puede ayudar a mesurar todo en su justa medida. Creo que las realidades son las que son y no aprender a asumirlas es una desagradable condición que aumenta el desasosiego vital.
Una vida examinada mitiga la innata angustia vital.

El Argonauta Enmascarado.

| lunes, diciembre 17, 2007

Seguramente es difícil romper con esa desconfianza que nos inunda en el momento que alguien intenta ayudar sin obtener nada a cambio. No es usual, en nuestra sociedad, entender el altruismo sin desconfianza. Nuestras leyes y principios siguen una camino guiado hacia intereses que se apartan de todos aquellos valores que hace peligrar los engranajes propios de una colectividad dirigida hacia unos propósitos muy concretos y beneficiosos para unos pocos privilegiados que pretenden, con sus estrategias, mantener un poder deliberadamente marginal con respecto al grueso de la sociedad civil.
Hoy, la generosidad es un valor exclusivo de aquellos que la practican y que, seguramente, pretenden sentirse bien. No pertenecen a esa élite poderosa y despreciable. Más bien su grandeza de carácter es la que los convierte en auténticos valedores de todo aquello que merece la pena preservar, para seguir noblemente la eterna búsqueda de la ansiada felicidad.

La desobediencia civil empieza ejerciendo la generosidad. No solo hay que practicarla, también hay que saber comprenderla.
El Argonauta Enmascarado.

| martes, diciembre 04, 2007

Los pensamientos vienen hurgando en nuestro interior intentando dar respuestas a tantas incógnitas sin sentido. Es indiferente el matiz que pueden reflejar, según nuestro posicionamiento. Hay quien intenta buscar esas respuestas justificándolas con la existencia de un dios que derrama su entendimiento bajo el sustento de una incondicional fe. Otros basan la búsqueda de respuestas en un hermético viso científico. Hay quien hace uso de los dos posicionamientos a la vez.
Sendas diferentes llevan a una misma realidad: seguir buscando ese sentido existencial que solamente es tangible por el hecho de sentir e intentar utilizar nuestro instinto de supervivencia para huir de la indiferencia.
La indiferencia como posicionamiento es el espejismo de nuestros miedos.
El Argonauta Enmascarado.

| miércoles, noviembre 14, 2007

Parece que todo lo tangible sea el centro de un imaginario altar cuya adoración intuye el camino a seguir, marcado por una tendencia que alimenta su fuerza en el poder de un dominio material que deja muy pocos resquicios a la rebelión. Seguramente tanta intoxicación del orden natural es el precio que debemos pagar por un progreso interesado y que se aparta, en gran medida, de lo realmente importante de nuestra realidad.
Nuestro devenir, tendrá mucho que ver con la lejanía o cercanía de nuestros actos y decisiones respecto a los principios marcados por el dispositivo inherente a la propia naturaleza del cosmos. Equilibrar la manipulación humana con la ley natural, sin la tremenda fagocitosis del desmesurado interés material, será la única forma de intentar volver a ocupar el lugar adecuado en la senda de nuestra existencia.

Los sentimientos no saben de efímeras levedades materiales.

El Argonauta Enmascarado.


| lunes, octubre 15, 2007

Experiencia humana que se baña en las honestas aguas de la confianza, respeto, amor y consuelo. Sentimiento compartido que llena de trascendencia nuestra existencia desde el vértice del desinterés y la búsqueda de senderos que compartir. Anhelo de bienestar por y para el otro/a desde la aceptación de su forma de ser.
La amistad nos hace compartir problemas y logros, dejando una huella que destella comprensión.

La verdadera amistad nunca se conjuga en pretérito.

El Argonauta Enmascarado.

| jueves, octubre 04, 2007

La experiencia nos lleva normalmente por los lógicos caminos de la deducción. Ciertamente parece aconsejable que toda percepción global pase a ese segundo estadio del desmenuzamiento. Es una forma de llegar a la presuposición propia del pensamiento hipotético. Pero todo lo que parece razonable desde el punto de vista de las ciencias deductivas, no lo es tanto cuando intentamos sacar conclusiones relacionadas con el comportamiento humano.
Muchas veces sacamos deducciones erróneas, basadas en hipótesis razonables. Eso nos debe llevar a pensar que “las apariencias engañan”.
No siempre la imagen global tiene mucho que ver con la profundización particular.

La apariencia deductiva no conoce certezas.

El Argonauta Enmascarado.


| lunes, septiembre 24, 2007

Deambulamos por este mundo amasando un modo de ignorancia que va más allá del significado tradicional de falta de cultura y ciencia. Desde los principios de nuestra presencia, vamos adquiriendo y almacenando el conocimiento imprescindible capaz de llevarnos a esa necesidad imperiosa de cuestionar todo aquello relacionado con nuestra existencia. Somos ignorantes a la hora de explicar todo lo que tiene que ver con el significado de la vida. Es una ignorancia que nos aboca a la búsqueda de respuestas que, con ayuda del intelecto y la intuición, propias de nuestra condición, basamos finalmente en hipótesis extraídas del propio conocimiento. Es un estado mental que huye de las evidencias.

Ante lo abstracto, elevado y difícil de comprender, explicar la esencia del propio ser es una continua lucha, seguramente estéril, por salir de ese estado de ignorancia permanente.

El Argonauta Enmascarado.

| lunes, septiembre 17, 2007

Nuestra existencia está ocupada por el universo de la creencia. Creemos empíricamente cuando todo nuestro conocimiento nos induce a reflexionar, atendiendo a unos postulados que nuestro pensamiento asume como ciertos. Pero creer también supone formular hipótesis bajo el amparo de convencimientos que van más allá de toda certeza.
Cada persona interpreta los contenidos de su propia “base de datos”, de manera que conceptos tan abstractos como la felicidad, son mesurados en función del bagaje cultural e intelectual que poseemos. Las creencias entendidas como puro idealismo son tan dispares en cada individuo como dispares son las necesidades subjetivas.

Cada persona construye su propia percepción de la felicidad.

El Argonauta Enmascarado.

© 2007 SENDALITERARTE | Blogger Template by GeckoandFly originally developed by Phu Ly

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters